EL COACHING PARA INDIVÍDUOS

 

¿Cómo funciona esto del Coaching?

 

¿Qué es el Coaching Ontológico?

Es una disciplina reciente que esta siendo utilizada mucho tanto en empresas como individualmente por su efecto que esta generando.

En un sentido más amplio, el Coaching Ontológico ayuda a que la persona o grupo de personas se puedan mirar a si mismos, tanto su FORMA DE SER como sus ACCIONES para que se pueda generar un cambio. Al mismo tiempo, es una disciplina con el objetivo de abrir espacios de aprendizaje y transformación que pueden generar realidades distintas a las conocidas.

Cada persona tiene una historia personal desde la cual emite sus interpretaciones de la realidad, las cuales están condicionadas al sistema en el cual le toco vivir. Dichas interpretaciones o juicios, son los que van a moldear muchas de las habitualidades que constituyen las acciones del día a día. Cuando estas producen una insatisfacción, es donde una persona con las distinciones de coaching puede contribuir a entender el origen y obtener una mirada distina.

¿De dónde viene el nombre de Coaching Ontológico?

La palabra "Coaching" significa "Entrenamiento" y viene del ámbito de los deportes donde el coach es el director técnico que le dice a los jugadores cómo lograr una mejor performance.

"Ontología" es una parte de la filosofía que se define como la ciencia del ser. O sea, literalmente, coaching ontológico significa entrenamiento en el ser.

¿Cuál es el modelo en el cual se basa el Coaching Ontológico?

Para poder lograr cambios transformacionales es fundamental trabajar sobre el Ser o el Observador. Es fundamental comprender que el ser humano no es solamente lo que piensa, si no que piensa, siente y actúa en todo momento.

Lenguaje:

El Coaching Ontológico se basa en la premisa que el lenguaje es generativo y que genera acción. Por ende, la manera en que hablamos, escuchamos, emitimos juicios, hacemos declaraciones van a condicionar gran parte de los resultados en el día a día. Todo esto se rige bajo un sistema que va desde lo micro a lo macro, la familia, pareja, amigos, compañeros de trabajo, ciudad, país, continente, etc. Por ende el comprender este dominio es fundamental.

Emocionalidad:

Tanto las emociones como el estado de ánimo juega un rol fundamental en la manera de abordar las circunstancias del día a día. No es lo mismo ir a una conversación alegre o triste, con miedo o confiado, ansioso o tranquilo. Las emociones varían según las circunstancias y el estado de ánimo es lo que es más sostenible y profundo.

Corporalidad:

El cuerpo y las posturas que tenemos a nivel corporal también son esenciales dentro de la forma de relacionarse con el otro. Una cosa es tener una postura erguida y abierta para lidiar con conflictos, otra es estar retraído con una mirada hacia abajo.

Estos tres dominios tienen una interacción constante que van generando realidades distintas en las personas y que al hacer una sesión de coaching, se va abordando cada uno para poder lograr los cambios necesarios.

EL ENEAGRAMA PARA INDIVÍDUOS

 

¿Cómo funciona esto del Eneagrama?

 

¿Qué es el Eneagrama?

Es un método para el conocimiento y transformación personal, que conduce a un proceso de crecimiento hacia una vincularidad sana en todos los ámbitos. Esta técnica explica en forma sistematica y armónica, los patrones que rigen las distintas formas de personalidad del ser humano.

El estudio del Eneagrama se basa en la certidumbre de que la personalidad de cada uno de nosotros se desarrolla alrededor de un eje central, de un rasgo dominante de carácter alrededor del cual giran todas las vicisitudes de la existencia.

¿De dónde viene el nombre Eneagrama?

El significado etimológico procede del griego y tiene dos partes Enea y Gramma. Cada punto de la circunferencia geométrica representa una manifestación concreta y parcial del ser total.

Esta palabra hace referencia a un sistema de estudio de la personalidad, basado en nueve comportamientos (tipologías básicas) de la naturaleza humana.

¿Cuál es su influencia espiritual?

El eneagrama tiene referencia de su existencia hace unos 2500 años en distintas tradiciones espirituales especialmente los sufíes y en la cábala judía.

Esta figura o símbolo contiene tres símbolos dentro uno, cada símbolo explicando leyes universales y comportamientos esenciales del ser humano. En el ámbito espiritual estos símbolos tenían una gran importancia, el círculo representando la totalidad, el triangulo la ley de tres y el hexagrama la ley de siete (conceptos que se van profundizando en el estudio profundo del eneagrama).

Es importante mencionar como estos tres símbolos hacen referencia a tres energías o dominios básicos y esenciales del ser humano:

  1. La energía Psíquica
  2. La energía Emocional
  3. La energía Física

La primera invitación en la lectura del eneagrama es a reconocer estos tres aspectos en nosotros y la importancia que tienen ya que de ellos se van desencadenando muchos atributos que determinan la forma de relacionamiento con el otro. Sin la integración de estos tres elementos es difícil llegar a una coherencia que permita un bienestar personal y con el otro.

¿Las nueve tipologías básicas cuáles son?

  1. Tipo 1
  2. Tipo 2
  3. Tipo 3
  4. Tipo 4
  5. Tipo 5
  6. Tipo 6
  7. Tipo 7
  8. Tipo 8
  9. Tipo 9

El Organizador

El tipo idealista de sólidos principios. Las personas tipo Uno son éticas y concienzudas, poseen un fuerte sentido del bien y el mal. Son profesores y cruzados, se esfuerzan siempre por mejorar las cosas, pero temen cometer errores. Bien organizados, ordenados y meticulosos, tratan de mantener valores elevados, pero pueden resultar críticos y perfeccionistas. Normalmente tienen problemas de rabia e impaciencia reprimidas. En su mejor aspecto, el Uno sano es sabio, perceptivo, realista y noble, a la vez que moralmente heroico.

El Servidor

El tipo preocupado, orientado a los demás. Los Dos son comprensivos, sinceros y bondadosos; son amistosos, generosos y abnegados, pero también pueden ser sentimentales, aduladores y obsequiosos. Desean intimar con los demás y suelen hacer cosas por ellos para sentirse necesitados. Por lo general tienen problemas para cuidar de sí mismos y reconocer sus propias necesidades. En su mejor aspecto, el Dos sano es generoso, altruista y siente un amor incondicional por sí mismo y por los demás

El Realizador

El tipo adaptable y orientado al éxito. Las personas tipo Tres son seguras de sí mismas, atractivas y encantadoras. Ambiciosas, competentes y enérgicas, también pueden ser muy conscientes de su posición y estar muy motivadas por el progreso personal. Suelen preocuparse por su imagen y por lo que los demás piensan de ellas. Normalmente tienen problemas de adicción al trabajo y de competitividad. En su mejor aspecto, el Tres sano se acepta a sí mismo, es auténtico, es todo lo que aparenta ser, un modelo que inspira a otras personas

El Creador

El tipo romántico e introspectivo. Los tipos Cuatro son conscientes de sí mismos, sensibles, reservados y callados. Son demostrativos, sinceros y personales emocionalmente, pero también pueden ser caprichosos y tímidos. Se ocultan de los demás porque se sienten vulnerables o defectuosos, pero también pueden sentirse desdeñosos y ajenos a las formas normales de vivir. Normalmente tienen problemas de autocomplacencia y autocompasión. En su mejor aspecto, los tipos Cuatro sanos son inspirados y muy creativos, capaces de renovarse y transformar sus experiencias.

El Observador

El tipo vehemente y cerebral. Los Cinco son despabilados, perspicaces y curiosos. Son capaces de concentrarse y enfocar la atención en desarrollar ideas y habilidades complejas. Independientes e innovadores, es posible que se obsesionen con sus pensamientos y elaboraciones imaginarias. Se desligan de las cosas, pero son muy nerviosos y vehementes. Por lo general tienen problemas de aislamiento, excentricidad y nihilismo. En su mejor aspecto, el Cinco sano es pionero visionario, suele estar en la vanguardia y es capaz de ver el mundo de un modo totalmente nuevo.

El Colaborador

El tipo comprometido, orientado a la seguridad. Las personas tipo Seis son dignas de confianza, trabajadoras y responsables, pero también pueden adoptar una actitud defensiva, ser evasivas y muy nerviosas; trabajan hasta estresarse al mismo tiempo que se quejan de ello. Suelen ser cautelosas e indecisas, aunque también reactivas, desafiantes y rebeldes. Normalmente tienen problemas de inseguridad y desconfianza. En su mejor aspecto, los Seis sanos son estables interiormente, seguros de sí mismos, independientes, y apoyan con valentía a los débiles e incapaces.

El Animador

El tipo productivo y ajetreado. Los Siete son versátiles, optimistas y espontáneos; juguetones, animosos y prácticos, también podrían abarcar demasiado, ser desorganizados e indisciplinados. Constantemente buscan experiencias nuevas y estimulantes, pero la actividad continuada los aturde y agota. Por lo general tienen problemas de superficialidad e impulsividad. En su mejor aspecto, los Siete sanos centran sus dotes en ob- jetivos dignos, son alegres, muy capacitados y muy agradecidos.

El Luchador

El tipo poderoso y dominante. Las personas tipo Ocho son seguras de sí mismas, fuertes y capaces de imponerse. Protectoras, ingeniosas y decididas, también resultan orgullosas y dominantes; piensan que deben estar al mando de su entorno y suelen volverse retadoras e intimidadoras. Normalmente tienen problemas para intimar con los de- más. En su mejor aspecto, los Ocho sanos se controlan, usan su fuerza para mejorar la vida de otras personas, volviéndose heroicos, magnánimos y a veces históricamente grandiosos.

El Pacificador

El tipo acomodadizo, humilde. Los tipos Nueve son conformistas, confiados y estables. Son afables, bondadosos, se acomodan con facilidad y ofrecen su apoyo, pero también pueden estar demasiado dispuestos a transigir con los demás para mantener la paz. Desean que todo vaya sobre ruedas, sin conflictos, pero tienden a ser complacientes y a minimizar cualquier cosa inquietante. Normalmente tienen problemas de pasividad y tozudez. En su mejor aspecto, los Nueve sanos son indómitos y abarcadores; son capaces de unir a las personas y solucionar conflictos.