fbpx

Crecimiento personal y espiritual: Menos restricción, más Meditación

Si estas leyendo este blog, imagino que hay un Deseo o una Aspiración de tu Ser que te impulsa hacia un crecimiento personal y espiritual que te posibilite vivir de otra manera. Hoy vivimos momentos sin precedente y algunas personas lo toman como una invitación y otras como una maldición. Para aquellos, abiertos a ser transformados por los acontecimientos actuales, me surge la pregunta, ¿cuál es esta nueva manera o forma de vivir, qué hábitos quisiera soltar y cuáles quisiera incorporar en mi vida? Si bien en occidente estamos acostumbrados a querer cambios rápidos y eficientes, lo que se denomina ahora la cultura de la inmediatez, el trabajo con los hábitos en particular, requiere de un ojo clínico, neutral y compasivo. En mi experiencia, para esto, no hay mejor medicina que la meditación.

Es natural que a raíz de toda la crisis que vivimos, surjan más conflictos, mayores preocupaciones y la vida pueda parecer que nos empuje hacia la agitación, el estrés y una desmesurada preocupación por el futuro. Podemos considerar esto como una fuerza natural a lo externo y una parte de la vida que existe. Por otra parte, hay una fuerza natural que nos invita a lo interno, a un deseo de mayor paz, silencio y tranquilidad, donde se hace evidente la necesidad de nuestro crecimiento personal y espiritual. Es curioso , sin  embargo, a pesar de todos los conflictos en estos últimos tiempos, hay un creciente número de personas que están con ganas de Despertar, ya hace algunos años, podemos ver que las estadísticas nos muestran que hay más personas que tienen alguna práctica de Meditación, al igual que Yoga y muchas terapias alternativas que generan un nivel mayor de conciencia. El hecho de sentir que hay un mayor número de personas en el camino espiritual nos trae aliento y también un cierto sentido de responsabilidad con poder seguir aportando a expandir esta ola de conciencia que se esta generando. En la línea de la auto responsabilidad, necesitamos hacernos cargo y poder empezar a crear las condiciones para realizar nuestra práctica cotidiana, a pesar de lo externo.

En sanscrito, la palabra Sadhana tiene una connotación muy hermosa que va más alla de simplemente meditar o hacer yoga:

  1. Se refiere a una ¨disciplina metódica para alcanzar el conocimiento o la meta deseada¨
  2. Es una vía por la cual podemos ir purificando nuestro estado egoista a través de las acciones desinteresadas.
  3. Es el esfuerzo en la búsqueda constante de la excelencia en las labores cotidianas, alcanzando así, un estado de conexión espiritual.

En uno de los viajes a India, pude constatar como las prácticas espirituales eran realizadas de manera diaria, con mucha naturalidad y simplicidad. Si bien habían muchos templos y rituales muy impactantes, se podía sentir en el ambiente una comprensión distinta en la forma de vivir y de mirar la vida. En prácticas ya más profundas, el estudiante o aspirante, tiene la invitación y al mismo tiempo el desafío de poder ir forjando su propia comprensión mediante su Sadhana. Por más que lo podemos entender a nivel intelecual, lo importante es ¨bajarlo¨ al cuerpo y la acción. Algunas pautas que creo que podrían ayudar serían:

  • Menos es más: No aspirar a tiempos irreales, empezar con tiempos cortos e ir incrementando paulatinamente.
  • Procurar tener un espacio designado (dentro de lo posible) que favorezca las condiciones de la práctica (Vela, incienso, música, cojín de meditación, etc.)
  • Soltar la autoexigencia y autocrítica y ser más compasivos (te invitamos a ver este corto video). Cuando por algún motivo no se puede realizar la práctica, retomarla el día siguiente.
  • Intentar mantener alguna forma de registro en un cuaderno, celular u otro elemento que ayude a ir anotando los tránsitos y experiencias.  
  • Estar abiertos a todas las experiencias que puedan surgir, intentar no aferrarnos a las experiencias placenteras y rechazar aquellas incómodas.
  • Compartir algunas de las experiencias con personas que valoren o entiendan, dando palabra a las experiencias vividas.

Hoy en día, a pesar de que paulatinamente se van liberando algunas restricciones, y puede haber una sensación de volver a la ¨normalidad¨, es un gran momento para incorporar nuestra práctica diaria. En estos últimos meses, si bien ha habido momentos difíciles, también podemos rescatar algunos elementos que favorecen nuestro crecimiento personal y espiritual; estar ¨más en casa¨ y hacia dentro, valorar el Silencio, parar el movimiento innecesario, valorar la vida, la salud y la búsqueda de una comprensión mayor a raíz de todo lo que que esta ocurriendo.